Publicat el 03/05/2006
Matthew MacConaughey · Sara Jessica Parker · Justin Bartha · Director: Tom Dey

El meollo de esta película es más o menos lo que ustedes esperan, y el título no llama a engaño. ¿Cuántos títulos parecidos hemos visto en novelas rosa o en films con etiqueta de románticos? Novia por un día, Novia provisional, Matrimonio de conveniencia… Y el argumento siempre sobre las mismas reglas: chico conoce a chica (en estos casos, por obligación de uno u otro). Chico se enamora, chico y chica felices, surge malentendido, complicaciones sentimentales y busca de la manera de deshacer el entuerto y llegar al final feliz. Es una fórmula eterna, mucho más fácil que la teoría de la relatividad de Einstein, por ejemplo.
Todo el secreto está en la fuerza de las complicaciones entre el comienzo y el final del “chico conoce chica”, y tengo que decir que yo me divertí bastante en este caso, aún reconociendo la poca entidad de lo que estaba sucediendo en la pantalla. En primer lugar porque no interviene sólo la pareja principal con unos cuantos secundarios sin importancia como suele pasar. El chico tiene dos amigos treintañeros, solteros y cantamañanas como él, que se resisten a independizarse, aguantando la convivencia en el hogar paterno (parece que esto está ocurriendo también bastante por aquí). Y la chica, que se gana la vida contratándose para conducir a los solteros mayorcitos a dejar en paz a los padres (una profesión bastante rara, la verdad, que no se comprende que encuentre tantos clientes), tiene una amiga que busca lo contrario, precisamente.
Añádanle a esto unos padres de él que también tienen personalidad propia, bien manejados por los guionistas, y nos encontraremos con que la historia tiene como figuras centrales a la pareja de marras, pero se convierte prácticamente en una película coral en que todos intervienen, e intercala una serie de gags que quieren ayudar a pasar el rato. A veces lo consiguen y otras resultan extravagantes en su afán de ser modernos.
Hablemos del protagonista principal, Matthew MacConaughey, segundo novio oficial de Penélope Cruz en Hollywood. Este es bastante más talludo que Tom Cruise y presume de torso y abdominales, aunque como actor es simplemente uno de serie. (Por cierto, Barley Cooper, su padre en la película, sesentón y atlético, exhibe considerablemente más que torso, en una salida de tono del director). En cuanto a Sara Jessica Parker, la novia contratada para que el hijo treintañero se decida a prescindir de papá y mamá, no se la puede llamar hermosa ni mucho menos, pero sí mejor comedianta que MacConaughey.

Deixa un comentari