Publicat el 13/09/2007
Kurt Russell · Rosario Dawson · Vanessa Ferlito · Zoe Bell · Director: Quentin Tarantino

Una nueva “tarantinada”, una película concebida de manera diferente, así lo quiere el director. Aquí se esfuerza en que parezca una proyección antigua (de los años 60, ha manifestado). Para situar la acción y la fecha aparecen letreros, la película pasa de color a blanco y negro y vuelta a color como si hubiera sufrido avería, la acción se corta y salta como si a la proyectora le faltara una bobina que se hubiera perdido (por cierto que esto ocurre cortando por la mitad un sensual baile de Vanessa Ferlito), las palabras the end aparecen de golpe y porrazo… Pero esta sensación antigua, casi diría de los tiempos del cine mudo, desaparece totalmente con los diálogos continuos entre las mujeres del film. Diálogos escritos por el mismo Tarantino, brillantes y con mucha chispa, pero con palabras, expresiones y super-tacos escatológicos y soeces, yo diría que incluso mucho más que en la época actual. Lo que dicen puede tener profundidad y gracia, ¡pero cómo lo dicen, caray! Nunca se habrían expresado así las chicas de los años 60.
Pero veamos la película, que me extraña que Tarantino no la haya titulado con algún remedo de Crimen y castigo, dividida en dos partes. El protagonista (Kurt Russell) con una enorme cicatriz en la cara, es un especialista en doblaje de escenas violentas en el cine. Mike especialista, se presenta a sí mismo. En la primera parte, cuatro chicas conversan en el Texas Chili Parlor, cuyo dueño es interpretado por el mismo Tarantino (que como actor no ganará un Oscar, desde luego). Media hora de conversación del tipo que he comentado al principio, ligue de una con el especialista, salida con el coche de éste, que él le explica que es un “death proof”, a prueba de muerte por exigencias de su profesión… pero para el conductor sólo, y salvaje crimen por el choque de coches con profusión de miembros humanos que vuelan por los aires. Tarantino puro. El crimen.
Un letrero advierte que estamos 22 meses después en otro pueblo de la América profunda. Otras cuatro chicas reunidas con motivo del intento de compra de un antiguo Dodge Charger. Media hora de conversación nada aburrida del tipo ya comentado. Prueba por tres de las mujeres del auto que han venido a comprar e intento de una de ellas (Zoe Bell, especialista de este tipo en la vida real) de efectuar un juego arriesgadísimo. Aparición del psicópata “Mike especialista” con su “death proof” y estremecedora y larga persecución que terminará con el castigo… y las palabras the end apareciendo de improviso.

Deixa un comentari