Publicat el 10/01/2007
Brad Pitt · Cate Blanchet · Adriana Barraza · Gael García Bernal. Director: A. González Iñarritu

Para analizar esta película necesitaría mucho más espacio del que dispongo, pues de hecho son tres: unos muchachos, hijos de un pastor en Marruecos, probando el alcance de un rifle hieren gravemente a la esposa de una pareja turista americana que arrastra problemas íntimos, cuyos hijos quedaron en Estados Unidos al cuidado de una sirvienta mejicana inmigrante ilegal pero asentada allí hace 16 años. El rifle autor del desaguisado fue regalado al guía de una expedición de caza en África por un millonario japonés padre de una hija sordomuda con problemas de comunicación. El guía vendió después el arma al padre de los chicos que dispararon.
Y así se abre y se cierra el círculo de esta Babel ideada por González Iñarritu. Según el Génesis de la Biblia, los descendientes de Noé intentaron construir una torre en Babel (nombre hebreo de Babilonia), que tocara al cielo. El castigo divino a este gesto de orgullo fue la dispersión de la humanidad y la diversidad de países y de lenguas. La película ocurre en cuatro países y ha necesitado cinco lenguajes por lo menos, de ahí que el director optara por este título. Veamos brevemente el esquema.
En Marruecos el disparo accidental es tomado como posible acto terrorista, lo que provoca reacciones totalmente ajenas a la realidad. La cuidadora de los niños en Estados Unidos ha de ir a una boda en Méjico y como no encuentra con quien dejarlos, se los tiene que llevar. Después de la gran fiesta de la boda, en la frontera surgirá una inmensa complicación. La mocita sordomuda japonesa nos sorprenderá con su acusado problema sexual y de soledad interior.
El director ha narrado las tres historias (que en realidad son cuatro, pues los padres americanos tienen la suya y los hijos otra bien diferente) en colores claramente diferenciados cada uno, con un realismo esplendoroso, casi diría que hiriente, que nos pone el corazón en la boca apurando las situaciones angustiosas en un par o tres de ocasiones (la herida de la mujer cosida en un pueblo aislado por un médico y un sistema ruralísimo, o la pobre cuidadora abandonada con los niños, de noche en territorio desconocido y desértico, por ejemplo).
El reparto, como comprenderán, es totalmente coral, pues cada historia tiene sus artífices. Destaca, claro está, Brad Pitt, que apunta claramente al Oscar de actor secundario, ya que no es protagonista. Es curioso verle a él y a Cate Blanchet rodeados de tanta gente teóricamente de inferior categoría aunque con la misma importancia en el film. Pero sorprenden los demás, sobre todo los marroquies, que, al parecer, la mayoría era la primera vez que veían una cámara y el director saca de su desastrado aspecto un gran provecho. También de los mejicanos Adriana Barraza está muy bien.
En resumen, una película ya muy nominada para los Globos de Oro. Desde luego es importante y muy simbólica respecto de la incomprensión humana dominada por rígidas normas a pesar de la pretendida globalización. Yo la encontré espectacular, pero algo pesada y excesiva para el Oscar de la que dicen que es candidata.

Deixa un comentari