No sos vos, soy yo | La Clau -Revista gratuïta del Maresme
Publicat el 08/06/2005

INTERPRETACIÓN
Diego Peretti, Soledad Villamil, Cecilia Dopazo
DIRECCIÓN Juan Taratuto
DURADA 102 min
GÉNERO Comedia, Romance

La crítica y la pequeña promoción publicitaria que ha tenido esta película, la presenta como una de Woody Allen en Argentina. Y es verdad. El personaje central, permanente en pantalla, podría ser el pequeño, feo y calvo director-actor neoyorquino, calificativos dados por él mismo, al que añadía “viejo” en una de sus últimas películas. Porque Diego Peretti, que hace el personaje, no es pequeño, ni calvo, ni viejo, aunque sí podría atribuírsele el de feo, sobre todo por su descomunal nariz ganchuda, y no da la sensación de pretender imitar a Allen, pero su manera de actuar llega al mismo resultado, aunque sea con óptica diferente.
La película es y quiere ser argentina. Esto se nota incluso en el título. No sos vos podemos decir que es idioma argentino, remachado después con modismos diversos y la clásica entonación cadenciosa que le dan absoluto carácter rioplatense y constituye para los españoles, al menos para mi, uno de sus mejores atractivos, aunque algunas veces te quedes en el limbo sobre su significado exacto. Y como argentina, es una obra menor, una película sin gran presupuesto, que no tienen el horno para bollos en lo económico Pero el cine de allí se está desenvolviendo con considerable éxito en este tipo de películas, hechas con pocos pesos, pero con abundante peso de imaginación e ingenio muchas veces (no siempre, claro).
Vean por donde se desarrolla esta película que comento hoy: Javier (Diego Peretti) es un médico sin grandes ingresos, que vive hace dos años con María (Soledad Villamil) y nos los presentan enamoradísimos. Para mejorar su status de vida se deciden a marchar a los Estados Unidos donde parece que se les ofrece una oportunidad. Se va María y Javier se queda para traspasar el piso y liquidar todo. Cuando ya está a punto de salir, incluso con los colgadores de la ropa de repuesto en la mano, le llama María para decirle que no vaya, que se ha enamorado de otro.
Javier se queda materialmente anonadado, suplica, le dice que la perdona, se arrastra rogando, pero ella cuelga. Y viene un largo periodo en que el hombre vive su desmoronamiento con una enorme depresión (anoten la intervención de un carismático psiquiatra que le atiende). Javier busca solución con amigos, con otras mujeres, con un perrito que compra, con Julia (Cecilia Dopazo), la chica de la tienda que se lo vende. Su suerte es diversa con excelentes momentos entre amargos y humorísticos. El director, Juan Taratuto, nuevo en la plaza, demuestra magníficas cualidades, porque el espectador nunca se aburre.

 

On veure la pel·lícula

Deixa un comentari