La leyenda del Zorro | La Clau -Revista gratuïta del Maresme
Publicat el 08/11/2005

INTERPRETACIÓN
Antonio Banderas, Catherine Zeta-Jones, Rufus Sewell, Nick Chinlund, Pedro Armendáriz Jr.
DIRECCIÓN Martin Campbell
DURADA 125 min
GÉNERO Acción

Steven Spielberg, el productor, y Martin Campbell, el director, repiten con el Zorro, así como la mayoría de los intérpretes, y todos parece que se tomen el argumento un poco a cachondeo. El aire romántico y evocador del personaje aparece sólo de vez en cuando, y se transforma en una película de aventuras, a veces tipo Superman (el pueblo es consciente de que existe no sabe donde, pero acude cuando hace falta), y otras tipo Terminator que todo lo resuelve en inverosímiles trompazos y piruetas, aunque tenga una legión en contra.
Añádanle a Tornado, un hermoso caballo, negro como el disfraz de su amo, que aparece siempre en el momento oportuno, no obedece si no le tratan de excelencia, salta, brinca, bebe y fuma, y así se harán cargo del perfil que han escogido esta vez los mandamases de la película.
Estamos en 1851 y California vota para ser la 31 estrella de la Unión. Pero alguien intenta impedirlo. Han pasado diez años desde que Alejandro, tomando el relevo del Zorro legendario, conquistó y se casó con la bella Elena. Ahora tienen un hijo de nueve, pero el hombre no para en casa, pues continua deshaciendo los entuertos que hacen sufrir a los pobres campesinos. Como consecuencia, el hijo y la esposa se sienten menospreciados.
La mujer, que es tan luchadora como Alejandro, se pelea con él después de una tierna escena de amor. Se divorciará y coqueteará con el nuevo “malo” de la película, un noble francés recién llegado, que es el jefe de los que intentan impedir la unión de California a los Estados Unidos. El Zorro tendrá pues que salvar al Estado y reconquistar a su mujer.
Éste es el aventurero argumento que se han sacado de la manga los guionistas para la nueva peripecia del héroe de capa y espada, añadiendo en medio la figura del chico de nueve años que le adora ignorando que es su padre.
Ya he explicado que las luchas para conseguir los objetivos del Zorro se desarrollarán de esta forma moderna que tienen los americanos de las aventuras, a base de patadón y tentetieso con un gran derroche de espectáculo, sin que, en este caso, pueda faltar el duelo final a espada. La película, con sus frecuentes cuñas humorísticas, un par de exhibiciones físicas de Banderas y las consabidas escenas sentimentales, resulta francamente entretenida, porque además, los actores cumplen muy bien su cometido. Antonio Banderas se acredita de nuevo en estas escenas de acción violenta, y Catherine Zeta Jones sigue bella, sugestiva y también contundente cuando pega.

 

On veure la pel·lícula

Deixa un comentari