La Guerra de los Mundos | La Clau -Revista gratuïta del Maresme
Publicat el 13/07/2005

INTERPRETACIÓN
Tom Cruise, Dakota Fanning, Justin Chatwin
DIRECCIÓN Steven Spielberg
DURADA 116 min
GÉNERO Acción / Terror

¡Menuda campaña promocional se ha armado con La guerra de los mundos! Que si va a arrasar, que si recaudará 1.500 millones de dólares sólo en taquillas, que si Tom Cruise tiene asignado un 10 % de los beneficios aparte del sueldo de manera que puede llegar a ganar 288 millones, que si intervinieron casi 1.000 extras, que si tal y que si cual. Todo esto mentaliza al público, claro está. El 29 de junio fue el estreno mundial. Llevamos, pues, poco tiempo de experiencia, pero me parece a mí que las cosas quedarán en bastante menos por nuestros pagos.
Vaya por adelantado mi juicio de la película, tomándolo un poco a coña. En cuatro palabras, estilo Jesulín de Ubrique: im-presionante e in-aguantable. Una producción que podemos calificar entre los géneros terrorífico y catastrofista. La novela de H.G. Wells alcanzó más éxito del que probablemente habría tenido gracias a la conocida anécdota de la retransmisión radiofónica en 1938, dirigida por Orson Welles., que llevó al caos a mucha gente de Estados Unidos por creer que era verdad lo que se estaba transmitiendo.
Luego, en 1953 se hizo una película que recuerdo poco. Naves marcianas indestructibles, tripuladas por seres extraños y repelentes, atacan para destruir la vida en nuestro planeta y conquistarlo. Cuando los terrícolas ya están vencidos, viene una salvación in extremis pero lógica hasta cierto punto, aunque desmiente que los atacantes fueran de inteligencia tan poderosa como se pretende.
Si bien el fondo del argumento es el mismo, los guionistas de Spielberg han querido modernizarlo. En primer lugar, los alienígenas no son marcianos, porque ya se sabe que allí no hay nadie. Después, resulta que las tremendas máquinas con que atacan estaban escondidas hace miles de años en las entrañas de la tierra (¡caray, con los agujeros que hemos hecho buscando petróleo!). Y el mundo, y particularmente la ciudad donde vive el bueno de Ray Ferrier (Tom Cruise), trabajador portuario con problemas familiares, divorciado y padre de Rachel (la revelación de 12 años Dakota Fanning) y Robby (Justin Chatwin), son atacados por elementos absolutamente destructores.Chapeau por la perfección de estos espectaculares ataques, aunque a estas alturas esto ya no nos causa asombro. Spielberg está en su elemento. Pero los protagonistas no pueden hacer nada más que huir, intentar esconderse, escapar en interminables éxodos de multitudes.
Ray sólo tiene por objetivo salvar a sus hijos cada vez de mayores y más espantosos peligros. Ahí radica el único aspecto digamos tierno y humano de la película. Habrán observado que Tom Cruise es especialista en correr. En todas sus películas le buscan ocasión para ello. Aquí resulta una necesidad vital, ineludible pero que tampoco le es para nada efectivo.

 

On veure la pel·lícula

Deixa un comentari