Kung fu sion | La Clau -Revista gratuïta del Maresme
Publicat el 15/06/2005

INTERPRETACIÓN
Stephen Chow, Yuen Qiu, Leung Sui Lung
DIRECCIÓN Stephen Chow
DURADA 95 min
GÉNERO Acción, Comedia

He anotado algunos nombres de los que he leído en la prensa que son intérpretes, pero excepto el del director y primer actor, Stephen Chow, todos los demás me causan Kon Fu Sion, así que en cuanto a los intérpretes, que actúan correctamente al estilo oriental, algo teatralizado, no citaré como seguro más que éste.
China y la India son dos países que producen infinidad de películas, pero aquí llegan muy pocas. Tenía, pues, curiosidad por ver ésta, líder de taquilla en su país y que, según indican, ha arrasado también en Estados Unidos. Si ustedes van a verla y a los diez minutos piensan: “Esto son tonterías infantiles” y no les gusta, pueden marcharse, porque el resto, la algo más de hora y media que dura, sigue siendo lo mismo. ¡Pero qué tonterías! Necesitan un prodigio de imaginación en cada secuencia.
El argumento se apunta, pero apenas existe. En esto se parece a “Loquilandia”, una película americana de los años cincuenta o sesenta, repleta de gags en que siempre ocurría algo inesperado. Pero Kung Fu Sion, con las artes marciales como fondo permanente, parece que se parece a otras, para resultar al final única y diferente.
Empieza con dos harapientos ladrones (uno de ellos Stephen Chow, el también director), que se presentan en la plaza del barrio “La Pocilga” como integrantes de la Banda del Hacha, un centenar de personajes vestidos de negro (como en el Kill Bill de Tarantino). Los dos quieren chantajear con ello a la gente, pero aparece “la Casera” (que no es una gaseosa, sino la mujer del casero del barrio), una singular mujer, siempre en camisón y con rulos, capaz de pegar con las más depuradas técnicas marciales y de proferir unos alaridos que derrumban muros. A partir de aquí y hasta el final en que Chow podrá demostrar su poder en las luchas, pónganle ustedes todas las peleas y gags humorísticos orientales que puedan imaginar, y la película los irá superando.
Chow se ha procurado un buen coreógrafo, Yuen Poo Ping, que creo que es el de Tigre y Dragón, porque las luchas se efectúan casi siempre a ritmo de ballet y, además, una música de fondo trepidante y continua, muy acorde con el ritmo alocado de la función. Incluso llega a sonar en una secuencia la adecuadísima Danza del Sable. Y como curiosidad he de citar el doblaje. Al comenzar parecen voces mejicanas. Pero según los personajes, van sonando como andaluces, madrileños, gallegos… o catalanes, con xocolata y vinga. Supongo que en original deben hablar con diferentes dejes chinos, y aquí lo han querido resolver de esta manera.

 

On veure la pel·lícula

Deixa un comentari