Publicat el 13/06/2007
Carlo Verdone · Silvio Muccino · Anna Caterina Maraviu · Director: Carlo Verdone

¿Dónde están las estrellas cinematográficas italianas modernas?. No hace tanto que la Loren, o la Lollobrigida o la Cardinale o Mastroianni, Vittorio Gasman, Alberto Sordi… producian una repercusión mediática importante. Pero no han tenido sucesores. Ni los directores Fellini, De Sica, Rossellini, Bertolucci. Ni los productores Carlo Ponti o Dino de Laurentis. El cine italiano produce todavia muchas peliculas, pero sin los destellos deslumbrantes que tenia.
Han de conformarse con lo que hay y, de momento, parece que el rey de las comedias es desde hace años Carlo Verdone, que tiene un aspecto físico bastante parecido al presidente, el “cavalieri Berlusconi”. Aquí le hemos visto como actor en los dos Manuale d’amore recientes, brillante el primero, vulgar el segundo, y en pantalla le tenemos ahora en el film que estoy comentanto, del que es director, además de haber escrito el guión y protagonizarlo también. He leido unas declaraciones suyas en que manifiesta que se propuso hacer una pelicula hermosa y le gustaria que se considerara uno de sus mejores trabajos. Bueno, a mí me parece que el adjetivo de “hermosa” es demasiado para esta pelicula, aunque no quita para que pueda ser el mejor trabajo de Verdone. Con una puesta en escena y una fotografia “hermosa”, ésta sí, logró varias secuencias de brillante humor en las que el público se divierte, dentro de un guión típico de comedia de enredo. Echémosle una ojeada.
Aquiles es el director de un importante hotel. Tiene posición, prestigio, una esposa todavia de buen ver, una hija muy independiente, un cuñado socio y una cuñada… todavia más de buen ver que su mujer, con la que el hombre anda liado. Un dia despide a una camarera por ladrona y la humilla delante de todo el mundo. La camarera tiene a Orfeo, un hijo muy decidido que la adora y cuando ella le cuenta lo sucedido, decide vengarla humillando a Aquiles y hundiendole profesionalmente si puede. Y casi, casi, lo consigue, pero… Ocurre que Orfeo es el chico del que está enamorada la hija de Aquiles, aunque éste no lo sabia. Y ya tenemos el lio planteado: Orfeo ha de vengarse del ignorado suegro… Enemigos íntimos.
Digamos que la primera mitad de la pelicula es francamente divertida, con dos o tres gags originales y muy logrados (la forma en que Orfeo consigue las fotos comprometedoras, por ejemplo). Luego la segunda parte es más vulgar. Una buena interpretación de Carlo Verdone en la linea de las últimas que recordamos de Alberto Sordi, aunque me complació más la de la pareja joven, sobre todo Silvio Muccino.

Deixa un comentari