Cinderella man: El hombre que no se dejó tumbar | La Clau -Revista gratuïta del Maresme
Publicat el 21/09/2005

INTERPRETACIÓN
Russell Crowe, Renée Zellweger, Paul Giamatti, Paddy Considine, Bruce McGill
DIRECCIÓN Ron Howard
DURADA 144 min
GÉNERO Drama

Una película más sobre boxeo, pero una película que vale la pena, con unas interpretaciones prodigiosas de Russell Crowe y Paul Giamatti, aunque la Zellweger no se queda atrás. El boxeo anda de capa caída y ahora mucha gente lo rechaza. En la realidad del ring, los boxeadores es imposible que den y reciban tantos golpes contundentes como aparece en las películas. Pasan muchos periodos enganchados, embarullados o estudiándose. Sin embargo, cinematográficamente es uno de los deportes más espectaculares si el director sabe enfocarlo.
Cinderella Man fue Jimmy Braddock, una auténtica Cenicienta del ring, que se erigió rey cuando estaba hundido, como si le hubiera tocado una hada madrina. La parte primera del film nos retrata el hundimiento. Braddock es un fajador, con una buena derecha y está bien situado. Enamorado de su mujer y de sus hijos, sólo vive para ellos. Gana un buen dinero que invierte en bolsa. Viene la crisis del 29 y se arruina. Además, el país está en la Gran Depresión y los combates de boxeo se pagan muy poco. Braddock no sabe hacer otra cosa que boxear y amar a su familia.
Acude al puerto para trabajar de estibador los pocos días que le toman, y para colmo de desdichas, se rompe la mano derecha. Quizás esta primera parte podía haberse aligerado, pero el director pretende que el espectador penetre bien en el pozo de desgracia en que se ha precipitado su protagonista para apreciar luego el coraje que le hace remontar cada vez que vuelve a parecer inevitable su caída.
Porque después de cuatro años le ofrecen un combate, el telonero para el de fondo en que Max Baer derrotó al campeón Primo Carnera (los aficionados sabrán de que hablo). ¡Y Braddock, depauperado y hambriento, gana! Y luego otro, que también gana. Su familia ya está salvada. La prensa le llama Cinderella Man y sigue ganando, hasta disputar el título al mismo Max Baer, el ídolo mujeriego, presuntuoso y fantoche, que se burla de él hasta que, después de 15 durísimos asaltos, esperan el resultado con el mismo suspense que el del emocionado público de la sala.
Magnífica película, probable candidata a los Oscar aunque tenga un posible rechazo por los no partidarios del boxeo. Y destaquemos que los sucios aspectos de mafia y manipulación tan habituales en este deporte, no aparecen aquí más que muy tangencialmente.

 

On veure la pel·lícula

Deixa un comentari