Publicat el 28/07/2005

INTÈRPRETS
Ioan Gruffuld · Jessica Alba · Michael Chiklis · Cris Evans · Julian Mc Mahon
DIRECTOR Tim Story
DURADA 104 min

Desde que los efectos especiales van progresando hasta llegar podríamos decir que a la perfección, estamos sufriendo una avalancha de producciones de este tipo, casi siempre americanas. Yo procuro escabullirme de esta tendencia en mis crónicas para dar más variedad al “cine” de LA CLAU. Esta semana, sin embargo, he tenido que sucumbir de nuevo. Dada la gran publicidad que se ha dado a Los 4 fantásticos, supongo que a Vds. les gustará saber algo fuera de la propaganda.

Lo mismo ocurría en La guerra de los mundos. Todas estas películas, hace 20 años, por ejemplo, nos habrían dejado boquiabiertos por la grandiosidad obtenida en la puesta en escena, con lo que la anécdota de lo que pasaba tenía mucha menos importancia. Ahora ya estamos tan acostumbrados que la espectacularidad de los efectos especiales la damos por natural y la dejamos para los críos. Los adultos analizamos más si lo que ocurre tiene gracia, ingenio y sentimiento.

La guerra de los mundos sólo tiene espectacularidad. Los 4 fantásticos le añade bastante espíritu de aventura, humorismo y gracejo autoparódico. Muy parecida a Los increíbles, sólo que en aquella los personajes eran de técnica digital y aquí son actores de carne y hueso. El argumento, naturalmente, es de puro comic. Echemos una ojeada.

El doctor Reed Richard, obsesionado por la ciencia, prepara una expedición al espacio y tiene a punto la tripulación: Ben, su mejor amigo, Sue, también científica y ex novia estudiantil y Johnny, hermano de ésta, pero le falta financiación, que le ofrece Víctor, un millonario antiguo condiscípulo que alberga malévolas intenciones. La expedición fracasa porque tropieza con una nube radioactiva y ha de volver precipitadamente, pero se dan cuenta de que sus genes han sufrido una modificación fundamental. Reed tiene los miembros flexibles hasta lo inverosímil (el doctor Flexible), Sue posee un campo de fuerza a su alrededor que la hace invisible a voluntad (la Chica Invisible), Johnny puede transformarse en bola de fuego voladora (la Antorcha) y Ben tiene todo el cuerpo de roca pura desde el cráneo a los pies, con una fuerza descomunal, (la Cosa).

Como ha de haber un malo para las aventuras, resulta que Víctor se ha sometido también en el laboratorio a una prueba parecida y ha resultado un fenómeno repleto de electricidad que le deforma y le hace indestructible (el Dr. Muerte). Mezclen todas estas ingenuidades, agiten la coctelera y les irán saliendo escenas de aventuras épicas o irónicas o autoparódicas o humorísticas (a la Cosa, por ejemplo, con el cuerpo de roca (todo, se supone), le mola un contacto femenino).

 

L. de Vilamajor

Deixa un comentari

Germans Homs 1852
Meslloc