Publicat el 14/03/2017

¿Cuándo debemos preocuparnos?
Hay circunstancias que ponen en evidencia el estreñimiento de los más peques de casa: que lleven más de tres días sin hacer caca, que sus deposiciones sean dolorosas o que sus heces sean bolitas duras y secas, como las hacen los corderitos aunque las expulsen varias veces al día.
Otros síntomas asociados que pueden afectar a los peques son:
Inapetencia, tripita hinchada con dolor intermitente, sentirse muy molestos debido a los gases y ponerse rojos al intentar hacer caca (puede que incluso lloren porque la defecación les resulta dolorosa), irritabilidad y enlentecimiento de la curva de crecimiento.
Causas del estreñimiento infantil
Existen varias causas que dan lugar al estreñimiento infantil.

ESTREÑIMIENTO FUNCIONAL:
Es el más frecuente y la mayoría de las causas están relacionadas con la alimentación y los hábitos alimentarios.
Contribuyen varios factores: constitucionales, hereditarios, psicológicos, educacionales, relacionar la defecación con dolor (por antecedente de fisura)…
Cambios en la dieta habitual
Estrés emocional (el miedo, la tristeza, la preocupación y la frustración son factores que afectan el tracto digestivo-intestinal).
Escaso consumo de fibra en la dieta (no comer suficientes alimentos con fibra, consumo de productos procesados y ricos en azúcares, exceso de leche y productos lácteos; alergias a los alimentos…).
Sedentarismo
Ingesta deficitaria de líquidos y agua
Retención de las heces por falta de hábitos adecuados. Esto significa que el niño tiene la sensación de tener una evacuación intestinal, pero ignora la necesidad. Razones tan comunes como: no querer tomar el tiempo para ir al baño, cuartos de baño desconocidos o dolor al expulsar las heces o tener que subir a un taburete para llegar al WC.
Medicación
Factores hereditarios (la microbiota intestinal de mamá constituye un factor importantísimo en el momento de la concepción, ya que de ello dependerá en gran medida el desarrollo del feto y la salud del futuro bebé hasta la edad adulta). La placenta alberga un ecosistema único de bacterias procedentes de la madre. En un estudio llevado a cabo con ratones, los investigadores utilizaron una forma patógena del bacilo E. coli para demostrar que las bacterias de la madre comienzan a entrenar el sistema inmunitario del bebé.

ESTREÑIMIENTO POR UN TRASTORNO ANAL:
Otro grupo de causas incluye las alteraciones de la función anal, cuyo diagnóstico y tratamiento requieren un médico: trastornos obstructivos, neurológicos, endocrinos, metabólicos, psiquiátricos; defectos medulares; enfermedades del músculo liso (miopatías); defectos estructurales del ano.
Es importante que los papis estéis atentos a los primeros signos que indiquen un posible estreñimiento y toméis medidas preventivas al respecto. Detectar las causas a tiempo os permitirá abordar cada caso en particular de la forma adecuada. Cada niño es único y por lo tanto el tratamiento debe ser personalizado y adecuado a cada situación o caso concreto.

 
Miriam Manzo
Psiconutrición·Terapia integrativa

Deixa un comentari